lunes, 23 de octubre de 2017

Soledat/ Be alone

SOLEDAT

Obro la porta. Crido.

Hi ha algú?

Ningú no respon. No em resigno.

Hi ha algú? – Per segona volta.

Com m’esperava, ningú no m’espera. Tanco la porta i l’obro de nou, aquest cop més a poc a poc i il·lusionat (l’actitud també compta). Crido des de la boca-

Hi ha algú?

Des de les cordes.

Hi ha algú?

Des del pit, des de l’abdomen, des del sexe, des del turmell, des del dit més petit de la cama més petita.

Hi ha algú?

No voldria posar-me nerviós. No m’han escoltat bé. Conto fins a cent. Torno a provar.

Hi ha algú?

La resposta és similar. Entro definitivament. Tanco la porta. Men adono que visc sol, fa molt de temps ja. Rellisca la meva esquena, sec a terra, amago el meu cap entre les cames, pregunto per què. Responen les llàgrimes meves:

Estàs amb nosaltres que t’estimem igual.











LONELINESS

I open the door. I shout.

Is someone there?

Nobody answers. I don’t surrender.

Is someone there? – For the second time.

As I hoped, nobody is waiting for me. I close the door and open it back again, this time a bit slower and excited (the attitude also counts). I shout from my mouth.

Is someone there?

From my vocal chords.

Is someone there?

From my chest, from my skin, from my sex, from my nose, from my tinniest toe from the tinniest bed.

Is someone there?

I would not like to get nervous. They have not heard me well. I count to one hundred. I try again.

Is someone there?

The answer is similar. Finally, I enter. I close the door. I realize that I live alone, from a long time ago. Slide my back, I sit on the floor, I hide my head between my legs, asking why.  My tears respond:

- You are with us that we love you the same way.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Un día cabrón en Granollers




PARA EL BLOG
ESTANOCHETECUENTO
Antes de llamar a la policía para denunciar la desaparición de la casquivana de su mujer hace más de treintaiseis horas Jimmy tomó pico y pala y se dirigió al parque de atracciones con la intención de matarla y enterrarla si la encontraba. Una vez allí le llamó poderosamente la atención un gran boquete producido por una excavadora, justamente entre la bruja de la verdad y la noria de veinte metros. No tuvo que cavar mucho más para encontrar pelos y pieles; narices encocadas, molares mordiendo escrotos, lenguas empalando anos y mandíbulas abiertas en inconfundible postura de satisfacción... Todo esto regado con un aroma de whisky de garrafa. Pero en aquella orgía de huesos no pudo adivinar cuáles serían los de su querida esposa, pese a que había reconocido a alguno de sus amigotes, únicamente le daba fuerzas para seguir cavando las últimas palabras que recuerda haber oído decir a su mujer antes de cerrar la puerta: voy con unos “parientes” a la noria a pasarlo bien.

domingo, 20 de agosto de 2017

mi Barcelona herida

Ningú no ens traurà
el pa I la pau,
ni les ànsies de ser-hi,
 formant part de la gran família que lluita a mà alçada, demanant la paraula, 
amb les eines de la democràcia
 i el seny.
Ens alçarem units 
quan els escups ens arribin
 hi serem poble orgullós compartint arreu el tros 
de la llibertat que ens pertoca.
Serà així amb els fills 
que vénen darrere 
i els fills dels seus fills,
i els de casa i els de lluny
i els amics, i els germans...
perquè som un poble de llum sota el sostre de la llibertat.
Q.Valiente.
18.08.2017.

lunes, 19 de junio de 2017

PMI 2017: Desigualdades sociales y económicas


DE LOS OLVIDADOS. Canción.


Veo un jubilado sentado en un banco del parque. 
Olvidado el parque olvidado el jubilado.
Tirando migas de pan para  por las palomas ser comidas.
Olvidadas las aves olvidadas las migas,
Veo un anciano que entra en campo y se queda mirando.
Olvidado el campo olvidado el anciano.
Veo que se agacha el indigente para disputar por las sobras.
Olvidadas las sobras olvidadas las obras.
Veo que junta las migas y se hace un chusco un poco más grande.
Olvidado el chusco olvidada su hambre.
Veo que come lentamente ante el jubilado que mira con pena.
Olvidado el jubilado olvidado el indigente.
Veo que el anciano sale de campo saciando su ansia con migas ajenas.
Olvidada el ansia olvidada la pena
Pero yo no puedo ni debo ni quiero
olvidarme de ellos.